martes, 19 de mayo de 2015

SI QUIERES TENER UN CAMPEÓN EN CASA, ENTRENA.

Hace unos días me encontraba en la consulta con una madre, de aspecto sano pero delgadísima, que se preocupaba en exceso por su cuidado exterior, la ropa impecable y bien combinada, los tonos del maquillaje de la cara y cuello acordes a su vestimenta, pelo limpio y con el tinte al día. Zapatos impolutos y bolso a juego. 

Venía acompañada por su hija, universitaria, con apariencia de ser la chica alegre, jovial, que tiene muchos amigos y que le encantan los pendientes, los collares, las pulseras, los fulares, las gafas de sol, pintarse, la melena en el pelo..Una joven muy femenina.

Venían a consulta por la "gordura" de la estudiante, comunicaba su madre. La señora veía a las piernas de su hija y le decía: "qué asco me da verte eso así".

 Esto lo vivimos constantemente, cuando acompañamos a nuestros hijos a cualquier competición deportiva o que implique un mínimo de competitividad. Suele aparecer el "superman" que traslada todas sus frustraciones al menor. Los insultos, las vejaciones, el constante ver el lado malo y recordárselo intensamente, se convierten en su relación con su hijo. Un niño al que convierten en un desdichado, acomplejado, con dificultades para relacionarse con los demás, con sentimiento de inferioridad, deprimido y con baja autoestima.

Podemos aplicar el mensaje de la campaña contra la violencia de género: si lo ves o lo escuchas, denuncia. El maltrato psicológico es difícilmente denunciable , o mejor dicho susceptible de probar. Así que cuando surja busca algún recurso que pueda ayudar, no mires hacia otro lado. 


miércoles, 11 de marzo de 2015

AUTOBIOGRAFÍA

El primer día que me permití comer una hamburguesa me sentí poderosa, callando a mi pequeño demonio que gritaba que no debía. 

El día que vencí a los deseos de darme un atracón fue increíble.

 El día en el que dejé de pensar en la báscula fue abrumador.

 El día en el que me miré en el espejo y pensé: “Estás espectacular” fue maravilloso.

 Y una larga cadena de logros que a simple vista parecen insignificantes pero para una persona como yo son pasos hacia la felicidad. Llegar hasta aquí no ha sido fácil, he tenido que luchar contra mi misma pero ha merecido la pena. Volver a saborear la felicidad después de tanto tiempo me ha hecho ver lo valiosa que es. Y esta lucha me ha enseñado que soy mucho más que el número que indica la báscula, el hecho de valorarme a mi misma no hay ningún adjetivo capaz de describirlo. 

A las familias y amigos me gustaría deciros que no desesperéis, es una situación difícil para todos pero la peor parte se la lleva la persona afectada, este problema requiere paciencia pero sobre todo apoyo. Ojalá pudiera deciros que ya estoy totalmente recuperada pero sé que puedo conseguirlo y que todos vosotros también. Si algo he aprendido en este tiempo es que un minuto de felicidad puede curar años de sufrimiento.






lunes, 8 de diciembre de 2014

EL IMPACTO OCULTO DEL FÍSICO EN LAS REDES SOCIALES

Parece que en esta sociedad cada vez importa más el físico de las personas, teniendo menos en cuenta su inteligencia y la personalidad. Se valoran mucho sus trazos físicos.

Pero no siempre es positivo que te critiquen por esto, y menos si se hace en medios de comunicación como la televisión. Desgraciadamente las consecuencias de esta apreciación masiva hacia el físico hace más vulnerables, manipulables e influenciables a los jóvenes.

A pesar de que hay mucha gente a la que no le importa la visión que los demás tengan de ellos, a otra mucha sí que le importa, por eso existen muchas redes con gran impacto social en las que la gente sólo muestra su aspecto físico en fotografías, normalmente con retoques y muchas veces se hace un uso inadecuado de las mismas.
 
En el caso de los chicos su preocupación más importante es la fuerza física.
 
En mi opinión, creo que no se debe prejuzgar tanto este aspecto y valorar mucho más otras cosas. Porque lo importante no es tener una cara bonita y un cuerpo modelo.


martes, 14 de octubre de 2014

TALLA XXXS

En una sociedad, que cada vez está más globalizada, es lógico pensar que la difusión de los diferentes aspectos de la vida entre los distintos países sean muy rápidos. Debido a esto, los países desarrollados tienden a tener las mismas características en cuanto a la alimentación, a la moda, a la oferta cultural y  por supuesto a la belleza.

A lo largo de la historia se han seguido unos cánones de belleza que distan en su mayoría de los actuales. En este momento, vivimos en una “cultura de la delgadez” que se nos ha ido inculcando, principalmente, desde la televisión, las redes sociales y la moda.

En los últimos años nos hemos cansado de leer y/o escuchar polémicas relacionadas con las modelos o con los diseñadores más famosos del momento.

Karl Lagerfeld, opina sobre el debate de la delgadez en las modelos. "Las mamás gordas que se sientan frente al televisor con sus bolsas de patatas fritas son las que dicen que las modelos delgadas son feas... Nadie quiere ver mujeres gordas".

La Cadena J. Crew decide instaurar la talla XXXS (equivalente a una 26 en España)."Vivimos en un país que promueve la anorexia y la vergüenza por los cuerpos de las mujeres", señalaba esta semana una clienta de la cadena al Daily News.

Dejando a un lado el tema de los famosos... Centrémonos en nuestra vida. ¿No os ha pasado alguna vez que vais a diferentes tiendas en busca de un pantalón y que en cada una tienes que probarte distintas tallas porque no coinciden? Este hecho no se produce porque vuestro cuerpo haya cambiado en el tiempo que os llevó desplazaros de una tienda a otra, sino que se debe al fenómeno conocido como vanity sizing. El vanity sizing o “inflación de la talla” es una medida aplicada por diferentes empresas de la moda para que la persona que compre su ropa se siente más contenta por el hecho de llevar una talla más pequeña. Sin embargo, lo que consiguen es que,por un lado, nos cueste buscar la talla que se asienta a nuestro cuerpo, ya que nos tenemos que probar muchas de diferentes tiendas para dar con ellas y, por otro lado, que nunca nos quedemos felices con nuestra talla porque no consideremos que es la adecuada.

En mi opinión, la felicidad no se encuentra en la aprobación de los demás, ni en parecerse más a nuestro famoso preferido, ni en la talla de ropa que cada uno lleva, sino en aquellos momentos del día a día que nos pueden sacar una sonrisa, e incluso hacernos reír, por muy dura que haya sido la jornada.


Os animo a disfrutar de cada momento sin cuestionaros que podrá decir la sociedad de ello, ya que en el fondo, lo que nos gusta y nos hace felices, está dentro de nosotros.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

EL ESPEJO DE LA VIDA

¿Cómo superar la anorexia, la bulimia, un trastorno por atracón...?

Cuando una persona enferma de anorexia o bulimia está triste, desganada, irritable, susceptible…Se convierte en alguien totalmente distinto al que era antes. Hace daño a las personas a las que más quiere y, sobretodo, se hace daño a sí misma.

Veámoslo de manera metafórica: en ocasiones, el cuerpo enferma y se debilita, necesita de un tratamiento y reposo para que, pasado un tiempo, ¡vuelva a estar como nuevo!. Esto sucedería cuando tenemos fiebre, por ejemplo. Veamos entonces la anorexia como una fiebre que podemos curar. Ahora la gran pregunta: ¿cómo?.

Sin lugar a dudas y, aunque sea el paso más difícil de dar, es imprescindible un cambio en la alimentación. Esto no tiene por qué darte miedo, piensa que dejar de comer o darte atracones te está haciendo ser infeliz y llorar muchos días, no puede ser bueno, ¿verdad?. Es algo lógico, pues sigamos pensando lógicamente: antes comías bien y estabas en el peso que te caracteriza (todos tenemos uno), y nuestro cuerpo está hecho a aceptar un número determinado de calorías y desechar otras muchas.

No temas, porque es precisamente la comida quien te ha llevado a esta situación, así que este paso de afrontamiento es importantísimo. ¿Sabes lo que viene después? Empezarás a disfrutar más que nunca de todo cuanto hagas. Qué apetecible, ¿no?.

Cuando tú estés bien, todo lo de tu alrededor estará bien también. Por ello, es fundamental afrontarlo y, SÍ, empezar a comer sin apetito y/o venciendo esos pensamientos derrotistas que vienen después. En cuanto lo superes una vez, aunque sea una sola vez, lo podrás superar siempre.

Hay que normalizar las situaciones lo máximo posible y que la anorexia, la bulimia, el trastorno por atracón y etcétera, no sean el tema central de tu vida, porque estás intentando recuperarte. Así que la alimentación debe empezar a ser un tema secundario del que te estás curando, ¡como la gripe! Ni te imaginas, lo fuerte que puedes salir de una enfermedad que parece algo tan monstruoso.

Podemos cambiar aquello que nos hace daño si cambiamos la actitud. Como decía Mahatma Gandhi: “ la vida es como un espejo, te devolverá la sonrisa sólo si tú la miras sonriendo”.



miércoles, 6 de agosto de 2014

ENTRE LA CORDURA Y LA LOCURA

Son tantas las ocasiones en las que las personas que sufren un trastorno de alimentación que no tienen esa pureza en su diagnóstico... Me atrevería a decir que el 80% de los clientes que acuden a nuestra consulta tienen otros problemas asociados: trastornos de personalidad, adicciones, conflictos de pareja, trastornos del estado de ánimo, abusos desde la infancia, malos tratos, trastornos afectivos, ansiedad...En fin, una amplísima variedad de sujetos y cada uno de ellos y sus familias, con un contexto totalmente diferente.

Muchas veces nos preguntan cómo resolver una anorexia, una bulimia o un trastorno por atracón (obesidad) y la respuesta es siempre la misma. No hay patrones específicos, generales, ni pautas y remedios iguales para todos. Cada familia y cada persona que acude a terapia trae su mochila llena de amistades, recuerdos, dolencias, quejas, amores, vivencias y luchas. Llena al fin y al cabo de su experiencia vital, que ha ido acumulando con el paso del tiempo.

Quiero hacer una reflexión por alguien que gana y pierde constantemente, sin criterio, que sabe lo que tiene que hacer y hace lo opuesto, que cuando hace lo opuesto se siente mal, pero si sigue el camino adecuado, se siente peor. Lo que debe, le ata, limita, impide y hace gritar; lo que le perjudica le hace sentirse viva, vacía, llena, sufre, padece y llora. Qué dilema para ella saber cuál es el camino adecuado y aún sabiéndolo, tampoco es el certero, ¿o quién lo sabe?.

A veces somos personas "cuerdas" y otras parecemos bordear la "locura". 

miércoles, 28 de mayo de 2014

LAS APARIENCIAS ENGAÑAN


El tiempo que dedicamos a pensar en la delgadez o en estar más delgadas/os, es tiempo que perdemos para ser felices.

La autoestima se compone de diversos factores (nuestro rendimiento académico, la satisfacción con nuestro físico, nuestras relaciones sociales, nuestro rol como trabajadores, como padres, hijos, etc.), resultando perjudicial para la salud mental sobrevalorar cualquiera de estas facetas sobre las demás.

Lo que sucedería en los casos de Trastornos de la Conducta Alimentaria es que la autoestima depende única y exclusivamente del físico y en función de la valoración que hagamos de nuestro cuerpo y nuestra cara, se moverán en esa dirección los hilos de nuestras relaciones sociales, amistades, pareja, estudios, etc...

De ahí que las personas que empiezan con síntomas de anorexia y bulimia decidan aislarse, dejar a su pareja o abandonar los estudios. Consideran que nadie debe verles con el aspecto que ellas/ellos creen tener (por mucho que se aleje de la realidad que los demás perciben) o porque consideran que no serán capaces de conseguir sus metas.

Tu vida se desploma. Ese tiempo de aislamiento, es tiempo, en el que la enfermedad se refuerza. La evitación de las situaciones temidas (comer delante de otras personas, ponerse esa camiseta que queda “ceñida”...) impide que el trastorno se pueda superar. La única manera de vencer nuestros miedos es exponiéndonos a ellos.

Esta enfermedad es un conflicto que se vence luchando contra uno mismo. Contra esas obsesiones, esas preocupaciones que nadie más ve, ese sufrimiento..


Si vida sólo hay una, debemos disfrutarla al máximo, ¿no crees?. Es fundamental hacer las cosas que realmente te hacen feliz, acompañándote de esas personas que siempre te sacan una sonrisa y, sobretodo, aceptándote tal y como eres porque, si algo de verdad importa, es quererse a una misma (por dentro y por fuera). Una vez se haya conseguido esto, lo demás llegará solo.